Skip to content
Historia de la EEASA

Historia de la EEASA

61 AÑOS EN LA HISTORIA DE LA EMPRESA ELÉCTRICA AMBATO
REGIONAL CENTRO NORTE S. A.

Autor: Ing. Jaime Astudillo Ramírez

A MODO DE INTRODUCCIÓN Y JUSTIFICACIÓN

Narrar la historia de una institución u organización así como escribir la biografía de un personaje, requiere una buena dosis de compenetración con el tema para evitar descripciones frías que no revelen el espíritu del ser analizado. En síntesis, siempre que sea posible, es necesario vivir la historia.
 
Quién relata esta historia, en diversas posiciones y responsabilidades desde que inició su vida profesional, ha sido testigo y actor de varios acontecimientos en estos primeros sesenta años de vida institucional de la Empresa Eléctrica Ambato Regional Centro Norte S.A., EEASA; ello, le permite narrar con conocimiento de causa gran parte de los hitos que marcaron la historia empresarial, convencido de que así,  evitará que se pierdan en el inescrutable paso del tiempo.

CREACIÓN DE LA EMPRESA ELÉCTRICA AMBATO S.A.

El 2 de julio del año 1959, inicia sus operaciones la Empresa Eléctrica Ambato S.A., como entidad privada con finalidad social y pública, luego de que se suscribiera la escritura de constitución el 29 de abril del mismo año.  Participaron en este acto societario inicial, el Ilustre Municipio de Ambato que en ese entonces estaba dirigido por su Alcalde, el Dr. Ruperto Camacho, y la ex H. Junta de Reconstrucción de Tungurahua que estaba presidida por el señor Germánico Holguín.  Su capital inicial fue de 97 millones de sucres; de ellos, 64 millones correspondían al Municipio y el resto a la Junta de Reconstrucción. Los activos iniciales se sustentaban en la Central Hidroeléctrica Miraflores de 1200 kW que estaba en servicio desde el año 1914; los terrenos y bienes de la central Río Verde, así como la de la Central Hidroeléctrica La Península que en ese momento se encontraba en construcción la segunda etapa; y, las redes eléctricas que permitían brindar el servicio de distribución en la parte urbana en la ciudad de Ambato a aproximadamente 5965 clientes, con 110 trabajadores.
 
Como es obvio suponer, partiendo la Empresa del ámbito municipal, empezó a funcionar en un local ubicado en la calle Bolívar y Lalama,  facilitado por el señor Víctor Hugo Oviedo, Presidente del Directorio; poco tiempo después, se trasladó al local que entregó el I. Municipio de Ambato, en la Av. 12 de Noviembre, entre Espejo y Mariano Eguez, aquí funcionó hasta el mes de febrero de 1982.

EVOLUCIÓN SOCIETARIA Y AMPLIACIÓN DE COBERTURA

Constituida la Empresa en el año 1959, en el mes de diciembre de 1960, se produjo la primera transferencia de capital, pues la H. Junta de Reconstrucción de Tungurahua transfiere parte de sus acciones  a favor del Colegio Nacional Bolívar y del Centro Agrícola Cantonal de Ambato, en las cantidades de ochocientos y cuatrocientos mil sucres, respectivamente, determinándose la integración de dos nuevos accionistas.
 
Como consecuencia del correspondiente Decreto Ejecutivo de Gobierno, en el mes de noviembre de 1961, la H. Junta de Reconstrucción de Tungurahua, pierde personería jurídica y se extingue, resolviéndose que todos sus activos y bienes pasen a propiedad del Consejo Provincial de Tungurahua, constituyéndose así en nuevo accionista de la Empresa, con un capital de treinta y un millones de sucres.
 
En septiembre de 1964, se realizó la suscripción de la Primera Escritura de Reforma de Estatutos y Aumento de Capital de la Empresa, incorporando dos nuevos accionistas: el I. Municipio de Pelileo y el ex─Instituto Ecuatoriano de Electrificación, INECEL. En noviembre de 1973, se suscribe la Segunda Escritura de Reforma de Estatutos y se agregan cuatro nuevos accionistas:  Ilustres Municipios de Píllaro, Baños, Patate y Quero. Un mes antes, en octubre, se produjo una nueva transferencia de acciones, en este caso, los accionistas Colegio Nacional Bolívar y Centro Agrícola Cantonal Ambato, transfirieron sus acciones a favor del ex-INECEL y dejan de participar en la Empresa.
 
En el año 1974, el ex-INECEL encarga a la Empresa la administración del Sistema Eléctrico Pastaza, condición que se mantiene hasta el año 1987, fecha en la que se añade al paquete accionario una porción del Oriente Ecuatoriano, ingresando  tres accionistas de la Provincia de Pastaza, a saber: I. Municipio de Pastaza, el I. Municipio de Mera y el H. Consejo Provincial de esa Provincia, lo que le valió su estatus actual de Empresa Regional; precisamente por este hecho, en ese mismo año, cambia su denominación a EMPRESA ELÉCTRICA AMBATO REGIONAL CENTRO NORTE S. A., EEASA. Nótese que a esta fecha son once los accionistas.
 
En 1989, la EEASA tomó a su cargo el servicio eléctrico para los cantones Palora, Huamboya y Pablo Sexto, en la parte norte de la Provincia de Morona Santiago. Por esta razón, de acuerdo a la escritura de Aumento de Capital y Reforma de Estatutos suscrita el 28 de noviembre de 1991, se suman seis nuevos accionistas: los I. Municipios de Mocha, Tisaleo, Cevallos, Palora y las Cámaras de Industrias de Tungurahua y Comercio de Ambato. En el año 1998, se operó la transferencia de acciones del ex INECEL hacia el Fondo de Solidaridad en aplicación de lo dispuesto en la Ley de Régimen del Sector Eléctrico que había sido promulgada en octubre del año 1996.  El H. Consejo Provincial de Morona Santiago, se incluye en el capital accionario en el año 2001.
 
El 25 de junio del 2004, se incorpora el ex-Sistema Eléctrico Tena que brindaba el servicio eléctrico a la parte sur de la Provincia de Napo, concretándose la inclusión de cuatro nuevos accionistas, en virtud de la resolución de la Junta General realizada en el mes de diciembre de 2007, siendo ellos: I. Municipio de Tena, H. Consejo Provincial de Napo, I. Municipios de Archidona y Carlos Julio Arosemena Tola, totalizando con esta última reforma estatutaria, veintidós accionistas.
 
Como resultado de la expedición de la actual Ley Orgánica del Servicio Público  de Energía Eléctrica, publicada en el Registro Oficial el 16 de enero del 2015,  los accionistas privados: Cámara de Comercio de Ambato y Cámara de Industrias de Tungurahua dejaron de participar en el capital accionario de la EEASA, transfiriendo sus acciones al Ex–Ministerio de Electricidad y Energía Renovable, MEER, ahora Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, MERNNR, gestión  que se concretó en el mes de enero de 2016 ante la autoridad societaria.
 
Hoy, con un capital autorizado en US$236´069.662,00 y un capital social de US$127´375.665,00,cuya composición accionaria se muestra en el anexo No. 1 y un activo total de casi 295 millones de dólares,  la EEASA, es, a no dudarlo, una de las empresas de mayor estatura económica y financiera,  en el ámbito de la región central del País.
 
El último incremento de capital fue protocolizado con escritura pública celebrada en la Notaría Quinta del cantón Ambato el 6 de marzo del 2013. En lo relacionado con los Estatutos Sociales de la Empresa, la última modificación y codificación aprobada por la Junta General de Accionistas, se concretó con escritura pública realizada en la Notaria Quinta del cantón Ambato el 14 de junio del 2013.
 
A la presente fecha, el área de concesión de la EEASA, se circunscribe a gran parte de la zona central del País en una superficie de aproximadamente 40.805 Km² y 825.000 habitantes, que comprende las Provincias de Tungurahua y Pastaza, en su totalidad; los Cantones Palora, Huamboya y Pablo Sexto en la Provincia de Morona Santiago y la parte sur de la Provincia de Napo, que incluye su capital Tena y los Cantones Tena, Archidona y Carlos Julio Arosemena Tola. Las actividades del servicio público de distribución y comercialización de energía eléctrica fueron concesionadas por el ex-CONELEC, mediante el correspondiente contrato de concesión otorgado con escritura pública de fecha 31 de julio de 2001.

HITOS EN LA INFRAESTRUCTURA

La EEASA al inicio de su gestión, en el aspecto de generación, contaba únicamente con la ya mencionada Central Hidroeléctrica Miraflores y con la primera etapa de tres grupos que producían 1500 kW en la Central Hidroeléctrica La Península, que fue ampliada en el año 1962, a 3000 kW.
 
En el año 1967, entra en operación la central térmica El Batán (Miraflores), inicialmente con 1500 kW y adicionada en 1968 una potencia similar, para llegar a 5980 kW en el año 1975. En 1978, con el aporte del Ex−INECEL, entra en servicio la central de combustión interna Lligua (La Península) con 5000 kW de potencia nominal.
 En los años setenta, la Empresa empieza a salir de su ámbito urbano, construyendo sendas redes de distribución a 13,8 kV que enlazan a los cantones Pelileo, Baños y Píllaro, y posteriormente al Cantón Patate.

La siguiente tarea importante fue la construcción de redes y líneas de interconexión para atender principalmente la electrificación rural, tema que para la EEASA ha sido una verdadera insignia y que le ha valido el reconocimiento como la distribuidora que mayor electrificación ha realizado en el País, con un índice de penetración, en la provincia de Tungurahua, de casi el 100%.
 
En 1977, la Empresa formó parte del naciente Sistema Nacional Interconectado, SNI, recibiendo el aporte energético de la primera central hidroeléctrica que construyó el ex-INECEL en el País,  la Central Pucará, a través de la subestación Oriente localizada en la actual Av. Bolivariana, diagonal a la Unidad Educativa Guayaquil, alimentada desde la subestación Ambato del SNI.  En el año 1982, entra en operación la subestación Bañosluego de que se construyera la línea de subtransmisión Ambato-Baños de 69 kV; esta unidad operativa, a más de mejorar las condiciones del servicio en ese muy turístico cantón, permitió abastecer de potencia y energía para la construcción del proyecto hidroeléctrico Agoyán.
 
A finales de la década de los setenta y comienzo de los ochenta, el ex­INECEL con la participación de varias empresas eléctricas de distribución del País, promueve el Programa de Subtransmisión que con su fase A, permitió a la EEASA contar con varias subestaciones de 69 kV/13,8 kV y con el anillo de subtransmisión a 69 kV, alrededor de la ciudad de Ambato. Con este programa, durante los años 1985 y 1986, se construyeron y entraron en operación las subestaciones: Samanga, Atocha, Montalvo, Pelileo y Puyo 1.
 
Un acontecimiento muy importante a resaltar es la construcción, en el año 1986, de la línea de transmisión Baños-Puyo, aislada para 138 kV, pero operando inicialmente a 69 kV; fue la primera línea que unió la amazonía con el Sistema Nacional Interconectado, posibilitando, a través de la subestación Puyo de 10 MVA, 69/13,8 kV, el servicio eléctrico continuo en la capital de la provincia de Pastaza, Puyo, que hasta ese entonces se servía de manera intermitente con grupos de generación térmica. A la subestación Puyo, le siguieron las subestaciones Huachi –financiada con el Programa de Subtransmisión, fase B- que fue inaugurada en el año 1991; y, la subestación Píllaro,  en el 2000.
 
En lo que va del presente siglo, en el capítulo de subestaciones de distribución, en noviembre del 2007, se inauguró la subestación Tena 1; en febrero del 2011, la subestación Mushuc-llacta; en el 2013, la subestación Quero; desde el 2015 hasta el 2016, entraron en operación las subestaciones Totoras, Puyo 2, Tena Norte, Agoyán, nueva subestación Loreto y Batán, financiadas por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, obtenido por el Gobierno Nacional. En total, en el presente año 2019, la EEASA dispone de 19 subestaciones con una potencia instalada en MVA de 279/345,5, ONAN/ONAF, en 27 transformadores de potencia; 101 alimentadores primarios; 49 disyuntores a nivel de 69 kV; 145 disyuntores a nivel de 13,8 kV; 5 interconexiones a nivel de 13,8 kV; 7 bancos de capacitores; y, 55 reconectadores instalados en las redes de distribución.
 
Todo este conglomerado de subestaciones y pequeñas centrales de generación es controlado por el centro de control, CECON, que tiene el carácter de regional y que, en su versión actual fue inaugurado en el mes de mayo del 2016, justo cuando se produjo la réplica más fuerte, después del terremoto que afectó a las provincias de Manabí y Esmeraldas, el 16 de abril del 2016.  Este centro de control empezó a operar en un pequeño local en el bloque B del edificio institucional de la EEASA, en el año 1991, utilizando el software llamado ILEX, posteriormente migrado al SHERPA.  Tanto el hardware como el software que posibilitaban el control y monitoreo de únicamente dos subestaciones: Oriente y Atocha, fueron financiados con un crédito no reembolsable,  otorgado por la cooperación europea.
 
Un aspecto que enorgullece a la EEASA es su infraestructura de atención al cliente externo e interno; es así como, en el año 1982, fue la primera Empresa que contó con su propia sede en la ciudad de Ambato, un edificio con tres bloques que incluyen un auditorio institucional, inaugurado con la presencia del Doctor Osvaldo Hurtado, Presidente de la República en ese momento.  Siguieron, la agencia Palora; el edificio de la sucursal mayor Puyo inaugurado en 1992; las agencias Pelileo, Píllaro, Patate y Baños, que entraron en funcionamiento en los años 2008, 2009 y 2012 las dos últimas.  La sucursal mayor Tena, muy apreciada por esa comunidad, entró en funcionamiento en noviembre del 2010.  Por su parte, la agencia Quero fue inaugurada el pasado año 2018.
 

En este mismo tema, la EEASA dispone de tres complejos operativos –Catiglata, Loreto y Miraflores- instalaciones éstas que brindan al trabajador de la Empresa un muy apropiado ambiente laboral, que ha sido resaltado por propios y extraños, sobre todo el complejo Catiglata, inaugurado en diciembre del 2013, único en el País con capacidad para albergar centros de capacitación, entrenamiento, áreas de grupos de trabajo, laboratorios, bodegas, etc.
 
Un aspecto técnico que también ha merecido una especial atención de las diferentes administraciones, es la construcción de las redes soterradas, programa que se inició en el año 1986 con la contratación de los estudios para el centro de la ciudad de Ambato, financiados por el I. Municipio de Ambato a través de un crédito concedido por el ex-Fondo Nacional de Preinversión, FONAPRE. Con base a este proyecto, la EEASA participó en lo que se denominó el crédito belga, tramitado por el ex-INECEL, financiamiento que permitió contar con los conductores de medio voltaje, equipos de protección y transformación para esta obra, que fue inaugurada el 1 de febrero del año 2008, contribuyendo ostensiblemente a mejorar la calidad del servicio eléctrico, la seguridad ciudadana, y la estética urbana, pues elimina la contaminación visual que produce la aglomeración de cables aéreos.
 
A partir del 2008, se extendió la red subterránea a varios sectores de la ciudad de Ambato, encontrándose al momento la EEASA empeñada en concluir hasta el año 2020, el proyecto Atocha-Ficoa, cuya magnitud en área servida es equiparable a lo ejecutado en esta materia en el centro de la ciudad de Ambato.
 
No se han excluido otras ciudades del área de concesión, es así como, a la fecha se han concluido la primera y segunda etapas del soterramiento en el cantón Baños; la primera etapa en el cantón Quero; y, la  primera y segunda etapas en la ciudad del Tena.

ADMINISTRADORES

El primer Gerente fue el Ing. Rodolfo Paredes quién administró la Empresa hasta julio de 1964, actuaron en este período como presidentes del Directorio el señor Víctor Hugo Oviedo y el Dr. Luis Felipe Borja; a continuación, el Ing. Antonio Rosero gerenció la Empresa hasta julio de 1977; desde esta fecha, el Ing. José Barragán administró la Empresa hasta mayo de 1979.
 
El Ing. Fernando Naranjo, ex-Prefecto de la provincia de Tungurahua, que en ese momento actuaba como Director Técnico de la Empresa, inició su administración en mayo de 1979, concluyéndola en junio de 1992; en su reemplazo, asumió la gerencia el entonces Director de Planificación, Ing. Hernán Cepeda quién volvió a sus funciones normales en el mes de febrero del año 1993;  lo sucedió, el Ing. Eduardo Paredes, quién manejó la Empresa hasta noviembre del 2003; concluido este periodo, asumió la presidencia ejecutiva, el Ing. Francisco Mantilla hasta abril del 2005; luego, de acuerdo a lo dispuesto en el Estatuto Social, durante dos breves lapsos se encargó la presidencia ejecutiva a los presidentes del Directorio –Lcdo. Oscar Ledesma e Ing. Rafael Sevilla, en su orden-, concluido lo cual, el Ing. Jaime Astudillo, en el mes de junio del 2005, asumió la presidencia ejecutiva, funciones que las ejerce hasta la presente fecha.
 
Como se evidencia, desde su creación, la EEASA ha sido administrada únicamente por ocho Gerentes y o Presidentes Ejecutivos, la mayoría de ellos provenientes de la misma Empresa, lo cual demuestra una alta estabilidad que se traduce en un manejo técnico, alejado de aspectos coyunturales.

EVOLUCIÓN DE LA ESTRUCTURA ORGÁNICA FUNCIONAL

En su inicio, la Empresa, en su organigrama estructural contaba con la Junta General; el Directorio; la Gerencia General; el Departamento Técnico, encargado de la generación, transmisión, distribución, mantenimiento, reparaciones y oficina de turno; la sección de Auditoría Interna que tenía a su cargo la contabilidad, pagaduría, recaudación, bodega, inspecciones y servicios a clientes; asesoría jurídica; secretaría general que tenía a su cargo el control de personal; y, la agencia de compras. En marzo de 1977, el Directorio aprueba la creación del Departamento Comercial; en tanto que, por resolución de este organismo colegiado, dos años después, en marzo de 1979, se conforma la sección Recursos Humanos. En este mismo año, en julio, para evitar cumplir funciones ajenas a su naturaleza, de Auditoría Interna, se separa el Departamento Financiero.
 
Con la creación el 17 de enero de 1980 de la instancia de planificación, primero como división, el Directorio de la Empresa aprobó el Reglamento Orgánico Funcional el 7 de agosto de 1980, instrumento que estuvo vigente prácticamente durante 36 años, excepto por dos hechos que sin afectar a la estructura general, permitieron actualizar las actividades, a saber: el 1 de octubre del año 1989, el Directorio aprobó la conformación de los departamentos de la Zona Oriental Pastaza, DZOP,  y de Relaciones Industriales, DRI; y,  en el año 2004, de manera similar al DZOP, se creó el DZON para la provincia de Napo. En esta estructura organizacional, la parte técnica era afrontada por el Departamento de Diseño y Construcción, DISCON, y por el Departamento de Operación y Mantenimiento, DOM.
 
Con base al planteamiento de la Administración, en el mes de noviembre del 2016, el Directorio aprobó la actual estructura orgánica funcional que, en lo sustancial, contemplaba un reordenamiento de las funciones de los departamentos DISCON y DOM, de manera tal de dar paso a los actuales departamentos de Subtransmisión y Distribución; para el resto de departamentos, se aprovechó la ocasión para actualizar sus funciones, manteniendo la denominación con la que fueron creados.

ÍNDICES DE GESTIÓN

La gestión desplegada en estos sesenta años de servicio a la comunidad ha permitido alcanzar algunos logros que se resumen así:

  • El área de concesión es de40.805 km2, la más grande del País;
  • El índice de penetración o servicio es uno de los más altos del  País, pues siempre se tuvo como objetivo social  la atención a las áreas rurales;
  • Al 31 de diciembre del 2018,  la EEASA contaba con 348 colaboradores para servir a 272.045 clientes, lo cual, arroja un índice de 782clientes por trabajador, el más alto del País;
  • En los dos últimos años, 2017 y 2018 se han obtenido las más altas utilidades de su historia como sociedad anónima:  13,44 y 21,81 millones de dólares, en su orden;
  • Las pérdidas de energía,  a nivel de sistema, al momento se sitúan en el 5, 62%, uno de los porcentajes más bajos del País;
  • Los costos operativos por cliente servido son de los más bajos en el sector de la distribución;
  • En los 60 años de vida institucional no se han tenido huelgas:
  • El saldo de la cartera vencida al 31 de diciembre del 2018, no supera los dos millones de dólares monto que comparado con la facturación mensual de aproximadamente 5,5 millones, refleja  uno de los índices más bajos del País, merced a una efectiva gestión de recaudación; y, 
  • En el presente año, se concluirá la migración a la versión ISO 9001:2015 del Sistema de Gestión de la Calidad certificado, en el año 2010.

Es importante destacar que desde fines de los años ochenta, se ha dado un gran impulso al control de pérdidas comerciales y técnicas, con resultados altamente satisfactorios, avalados por los organismos que hacen la rectoría, el control y la regulación en el sector eléctrico ecuatoriano. Para llegar a ello, la EEASA en su momento y como una acción pionera en el contexto nacional, ejecutó programas integrales de reubicación de acometidas y medidores, con una solución que prontamente fue emulada por el resto de empresas distribuidoras. Y, si se habla de gestiones precursoras, es justo también resaltar que la EEASA en el año 1983, implementó el primer sistema de recaudación en línea en el País.
 
Para concluir este acápite, se debe mencionar que en el objetivo de mejorar el servicio eléctrico en la provincia de Bolívar, el ex-Ministerio de Electricidad y Energía Renovable, encargó a la EEASA y a la Corporación Nacional de Electricidad, CNEL EP, suscriban uncontrato de asociación para la administración de la CNEL EP Unidad de Negocio Bolívar por parte de la EEASA, acto que se concretó el 16 de febrero del año 2012 y que concluyó por acuerdo de las partes el 31 de marzo del 2016. Fueron cuatro años de intenso y comprometido trabajo de todo el colectivo laboral de la EEASA que permitieron ubicar a los índices de gestión de la provincia hermana de Bolívar entre los mejores del País; para ello, contando con la autorización de sus organismos de gobierno y administración, además de los gastos operativos, también fue necesario que la EEASA asuma y financie algunos programas de inversión. El acta suscrita luego de concluida la administración, con el aval de las más altas autoridades del sector eléctrico, da testimonio de los logros alcanzados en los aspectos comercial, financiero y técnico.
 
La colaboración de la EEASA con la provincia de Bolívar, en lo atinente al servicio eléctrico, no sólo se limitó al presente siglo; la primera intervención a pedido de EMELBO se remonta al año 1986, cuando se entregaron equipos y materiales de subtransmisión y se viabilizó la compra de potencia y energía para esa empresa, que funcionaba como sociedad anónima, a través de las líneas de subtransmisión de la EEASA.

PERSPECTIVAS

En las actuales circunstancias, los masivos programas de expansión de antaño, han dado  paso a los proyectos de remodelaciones, utilizando actualizados conceptos  de administración de la distribución que, en lo sustancial, prevén el intercambio de carga entre alimentadores y subestaciones, sino automático, al menos utilizando el menor tiempo para minimizar las consecuencias de una falla.
 
La EEASA siempre se impuso hitos que lograr y retos que cumplir, fue así que,  entre otros aspectos, en un primer momento, tuvo especial prioridad la electrificación rural para llegar con el servicio eléctrico a los sectores más recónditos;  luego,  el apuntalamiento del servicio en las provincias de Pastaza y Morona Santiago, con la primera línea de transmisión que ingresó a la amazonía; posteriormente, la conclusión del Programa de Subtransmisión; y, la consolidación del ex­Sistema Eléctrico Tena. En las actuales circunstancias, se impone enfatizar y priorizar los programas de soterramiento y alumbrado público, muy ligados con la seguridad ciudadana. En el primer caso, concluyendo los proyectos para todas las cabeceras cantonales y provinciales que son parte del área de concesión; y en el segundo, mediante la utilización de la tecnología LED.
 
El enfoque al cliente es otra de las prioridades en el corto y mediano plazo.  Para este propósito, son importantes el Sistema de Gestión de Calidad, basado en la norma ISO 9001:2015, y la infraestructura civil que actualmente está en ejecución, esto es: la construcción del nuevo edificio de la sucursal mayor Puyo, y las agencias Pablo Sexto, Arajuno y Chontapunta, en cada una de las tres provincias de la amazonía que están bajo responsabilidad de la EEASA.

En esta retrospectiva histórica, análisis del presente y perspectivas del futuro, aspiro dejar al menos dos mensajes a modo de conclusión, esto es: que el actual sitial de la EEASA, se debe al trabajo mancomunado de todas las administraciones y a las apropiadas relaciones con sus trabajadores; y, que todos quienes honrosa y orgullosamente somos parte de la EEASA, debemos continuar unidos, realizando todos los esfuerzos para mantener la expectante posición alcanzada  en el contexto nacional.

Galería EEASA